jueves, 7 de noviembre de 2013

CUARTA ENTREGA: LA CIUDAD Y EL VIENTO


SINOPSIS DE LA TERCERA ENTREGA:

Consolación, hija de Soledad y don Pascual Lara (el tendero) recibe una misiva de Manuel Berumen en la cual él le declara sus intenciones amorosas. A Consolación no le hace gracia esta declaración ya que Manuel está muy lejos de cumplir sus expectativas como pareja.  Por otra parte, Dolores Llamas despierta una mañana con un dolor en el pecho, se siente tan mal que teme morir en cualquier momento, sin embargo, piensa que ese dolor no es lo suficientemente fuerte para que ella deje de enfrentar sus deberes cotidianos con los vecinos del lugar y con la iglesia. Ella pugna constantemente porque las puertas de los templos se mantengan abiertos a pesar de la represión del gobierno. 
Juan Francisco Medina, es un minero que despierta sospechas en el pueblo al no dejar muy claro cómo ha hecho su fortuna. Pocos saben que él descubrió un pequeño yacimiento de oro y lo explotó por su cuenta sin dar aviso a las autoridades. Ahora Medina desea desecar una laguna que da servicio al pueblo, por lo tanto manda a uno de sus hombres de confianza a hablar con el gobernador y lograr su permiso.  El gobernador Cuitláhuac Fernández, quien practica el acercamiento con el pueblo a través de "los sábados rojos" ha slicitado al emisario de Medina que asista a esta reunión el próximo sábado en donde dará respuesta a su petición.  
Por su parte Alberto García, el hijo del general García de Alba, aunque se siente fuera de lugar en esa ciudad donde vivió su infancia y luego abandonó para irse a vivir a un rancho, necesita encontrar un trabajo  por lo que decide visitar al general Suárez, amigo de su difunto padre. Suárez le pide a su vez que asista al próximo "sábado rojo" donde se reunirán con el gobernador y le expondrá´n su caso,  petición a la que Alberto accede.  Mientras llega el sábado,  Alberto camina por las calles de la ciudad y al pasar frente a una vivienda conocida recuerda dolorosamente la relación que existió entre su padre y aquella mujer llamada Jesusita,  a quién conoció en la infancia. Él siempre sintió que ella le había robado el cariño de su padre.  Alberto imagina que la re-encuentra y que conversa con ella como no lo hizo en el pasado. 


Salvatierra, Guanajuato.


CUARTA ENTREGA















PRÓXIMA ENTREGA JUEVES 14 DE NOVIEMBRE

©Dolores Castro

Tomado de:






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada